No vale con ser un profesional: también hay que parecerlo.

Comentario Imagen Percepción

Imagen Percepción

¿Tienes un aspecto profesional? ¿No controlas lo que piensan de ti tus clientes? Te doy 5 puntos para que cuides tu aspecto y todos entiendan que res un gran profesional.

No es lo mismo ser profesional que parecerlo. Yo, estoy segura de que tu eres un profesional como la copa de un pino, pero ¿lo pareces? Porque no importa sólo el hecho de serlo, si no que tu audiencia tiene que interpretar que realmente lo eres.

El proceso de toma de decisiones

Tu posible cliente tiene una decisión complicada delante: ¿te compra o no te compra? Si eres tu el que respondes, la respuesta es fácil: ¡cómprame!

Pero por desgracia, es él (o ella, que el género es indiferente), toma la decisión.

Está claro que como no podemos tomar las decisiones por el cliente, tampoco podemos elegir la vida que lleva. Porque la compra va a estar condicionada por el precio y su capacidad económica, por sus intereses, etc. Pero en el momento definitivo en el que toma la decisión, va a valorar la percepción que tiene de ti.

Y como es imprescindible que todo lo que vea de ti represente ese gran profesional que eres, te voy a dar algunos puntos a seguir para hacerlo.

¿Qué tienes que cuidar para tener un aspecto profesional?

1 -Tu marca

Probablemente estas harto/a de leerlo aquí, pero tu marca es importante. No te voy a volver a explicar todo lo que ya he dicho aquí, o aquí. Pero tener una marca bien construida, es el primer paso para que lo que cuentas sea creíble.

2 – Tu logo

Aunque forma parte de tu marca, le quiero dedicar un punto en exclusiva. Si tu logo está hecho en word, la gente no va a tener una buena percepción de ti porque no parece profesional. Si tu logo está descargado de un banco gratuito, va a ser anónimo y no va a transmitir lo bueno que eres en tu trabajo.

¿No sería una pena que perdieras clientes porque no entienden lo que haces o cómo lo haces?

3- Tus textos

Todos y repito TODOS tus textos tienen que estar bien escritos. Yo no soy copy ni exijo que lo sean mis proveedores. Pero te aseguro que lo mínimo que pido es que sus correos o sus páginas web sean comprensibles y estén bien escritas. Cualquiera puede cometer errores (yo también los cometo) pero si revisas siempre tus textos antes de publicar o enviar algo, es probable que los soluciones a tiempo.

Además de los errores o faltas de ortografía, lo ideal es que siempre te dirijas de la misma forma a tus clientes: tu o usted, lenguaje cercano o frío,… Aunque ya te hablé aquí de identidad verbal.

4- Tu página web

Si tu página web está obsoleta, no se puede ver desde el móvil, o tiene el diseño antiguo de tu logo, ¿qué crees que va a opinar tu cliente? Quizá piensa, que no te importa lo suficiente como para invertir algo de tu dinero en cuidar tu relación con él. Sé que a veces es complicado hacerlo, pero ponte en su lugar.

Un usuario tarda muy poco tiempo en decidir si le interesa seguir mirando tu web o si por el contrario, prefiere cambiar porque no la entiende, es vieja y no le gusta o tarda mucho en cargar y se aburre. Y en ese tiempo no va a poder entrar en tu página de servicios y mucho menos leer quién eres o qué haces.

Si entrar en tu web es el primer paso que da antes de contactarte, ¿no debería ser la mejor web posible para que ese cliente no se vaya a la competencia?

5 – Tu material comercial

Este es el último paso de esta lista. Tu material comercial es importante, porque también convence a las personas para que se conviertan en tus clientes. Entiendo que contar con un diseñador para hacer cada presentación es imposible. Pero si puedes contar con uno para que te ayude a hacer una plantilla  básica que puedas adaptar en cada caso (por eso nosotros siempre entregamos con el trabajo de branding una plantilla de presentación).

Ponte en situación: te visita un comercial y te hace una presentación. Como quiere que no te olvides de él (o ella 😉 ) te deja también un documento que explica los beneficios de sus servicios. Y tu, como todavía no has tomado la decisión de compra, lo estudias al día siguiente con tu socio/a. Es una situación bastante real, ¿no?

Pues ahora vamos a ponernos en la peor situación posible: esa presentación está hecha sin ningún tipo de criterio estético, el documento que te ha dejado es un texto sin una maquetación que ayude a la lectura o te ayude a entender lo que te ha contado, etc. ¿Te resulta más difícil aceptar la oferta que te ha hecho? Salvo excepciones, la respuesta aquí es SI.

Por eso, tienes que ser un profesional, pero también tienes que parecerlo.

Hay muchas más cosas que puedes cuidar: redes sociales, tus instalaciones, … cualquier cosa. Pero estas son las principales.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies